La congestión nasal en niños

niño_parque

La congestión es muy molesta tanto para adultos como para niños. La diferencia es que los adultos suelen soportarla mejor (depende de lo quejica que sea cada uno) mientras que los niños pueden llegar a pasarlo bastante mal. La congestión impide respirar con normalidad, provoca secreción nasal (también conocida como rinorrea) y el exceso de moco puede desplazarse hacia la garganta, aumentando el nivel de molestia.

Hay varios factores que pueden causar la congestión: el resfriado, la gripe o una infección sinusal. Además, también puede atribuírsele a las alergias respiratorias como la rinitis, pólipos nasales u objetos pequeños en la cavidad nasal. Si el niño no presenta síntomas de las causas anteriores como el resfriado o la rinitis alérgica, es recomendable comprobar si existe algún objeto que pueda ser el problema.

Hay algunos métodos que pueden utilizarse para mejorar el confort del niño como elevar la cabecera de la cama, darle líquidos sin azúcar en abundancia o utilizar un humidificador. Los lavados nasales para eliminar el moco de la nariz son el método más efectivo. Éstos se realizan con un espray de solución salina. Aunque la congestión suele desaparecer sin mayores problemas puede pasarse de peor o mejor manera (y siempre será más preferible la segunda opción).

 

 

 

 

Localiza tu farmacia MEJORAL más cercana MAPA FARMACIAS