Principios básicos para diagnosticar una alergia

alergia

Pese a que las alergias son bastante comunes entre la población y algunas de ellas pueden causar un trastorno importante en la vida cotidiana del paciente, no siempre se diagnostican correctamente. Por ejemplo, la rinitis alérgica suele estar infradiagnosticada si bien cada vez hay más consciencia y conocimiento acerca de su importancia.

Para el diagnóstico correcto de una alergia lo más importante es que el médico tenga un conocimiento detallado de la historia clínica del paciente. Un recorrido exahustivo por la historia vital del paciente, con los datos que aporte él mismo acerca de sus condiciones vitales y manifestaciones alérgicas (convivencia con animales, antecedentes familiares, lugar de residencia habitual, etcétera.) puede ayudar a determinar acertadamente qué alérgenos están afectando a la persona. El diagnóstico puede surgir de la observación de los síntomas del paciente y la relación de los mismos con factores externos como la estacionalidad, el lugar de residencia y otros datos recogidos en el diálogo entre médico y paciente.

En otros casos, se pueden realizar ciertas pruebas cutáneas de diverso carácter. El listado de la Sociedad Española de Inmunología Clínica y Alergia Pediátrica (SEICAP) incluye: el prick-test, la prueba intradérmica, el test del parche y las pruebas de exposición. Cada una se realiza según los síntomas del paciente, la gravedad de la alergia y demás factores que pueden influir. Como explica la Sociedad: “Según la vía de exposición, estas pruebas pueden ser oculares, nasales, bronquiales, orales o parenterales”. En su web se puede encontrar más información acerca de dichas pruebas y los procesos de diagnóstico en las alergias.

 

Localiza tu farmacia MEJORAL más cercana MAPA FARMACIAS